Configuración de cookies
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y publicitarios. Más información
Configurar
Rechazar
Aceptar
Blog de Noticias

Decoración minimalista: conoce las claves de este estilo

Decoración minimalista: conoce las claves de este estilo

La decoración minimalista se ha hecho muy popular en los últimos años. Atrás quedaron esas viviendas totalmente recargadas en las que no había ni un hueco libre. Ahora preferimos los espacios diáfanos, en los que no hay más elementos de los realmente necesarios.

Tener una casa con un estilo minimalista de decoración nos permite disfrutar más del tiempo libre, porque no tenemos que invertir tanto en limpiar y ordenar. Además, incluso las viviendas más pequeñas parecen mucho más grandes si las despojamos de todo aquello que no hace falta que esté por medio.

 

Qué es la decoración minimalista

Al analizar qué es minimalista se suele caer en el error de pensar que estamos ante una “no decoración”, que se trata sencillamente de no tener prácticamente ningún elemento decorativo, pero no es así.

Se trata de un enfoque de diseño de interiores basado en la simplicidad y en la creación de espacios limpios, que siempre están ordenados y resultan muy funcionales. Por eso, su máxima es “menos es más”.

El minimalismo huye de los elementos decorativos innecesarios, pero eso no quiere decir que haya una ausencia total de cualquier elemento de decoración. Un espacio minimalista puede estar muy personalizado y reflejar los gustos de quienes viven en él, pero siempre con sencillez.

Características del estilo minimalista

El minimalismo en decoración empezó a desarrollarse en los años 60 del siglo pasado en Estados Unidos, a raíz de un movimiento artístico que defendía acabar con el consumismo. Desde entonces, ha ido evolucionando hacia el estilo que conocemos hoy en día, y que destaca por las siguientes características:

Espacios despejados

La decoración minimalista da prioridad a la funcionalidad y a la simplicidad. Para ello, prescinde de todos aquellos elementos que son innecesarios en la decoración, como un exceso de muebles.

Los espacios están limpios y despejados, transmitiendo una sensación de amplitud y de serenidad.

Colores neutros

El minimalismo no sigue las tendencias en cuanto a colores, porque es un estilo que busca ser atemporal. De ahí que los colores neutros sean los más habituales en los espacios con este tipo de decoración.

El blanco, el gris, el beige y el negro contribuyen a crear estancias en las que impera la tranquilidad.

Líneas depuradas

Este estilo no requiere de muebles de vanguardia, va a lo sencillo. Tanto el mobiliario como los elementos decorativos destacan por sus líneas rectas y simples.

Las formas geométricas básicas como los cuadrados, los círculos y los rectángulos son las más comunes, porque contribuyen a generar una estética ordenada y elegante.

Materiales naturales

Aplicar el minimalismo en decoración implica darle protagonismo a materiales naturales como la madera o el mármol, que pueden combinarse con otros como el vidrio y el acero inoxidable.

Dado que los espacios no tienen demasiados adornos, el empleo de materiales como la madera contribuye a añadir calidez y textura a las estancias.

Cuidado de la iluminación

La iluminación siempre es prioritaria cuando hablamos de decoración, pero resulta serlo todavía más en la decoración minimalista.

Se intenta potenciar todo lo posible la luz natural. Prescindiendo de cortinas gruesas que puedan impedir el paso de la luz. Para la luz artificial, se da preferencia a las lámparas discretas y funcionales, con un diseño sencillo.

Pocos elementos decorativos

Todas las casas deben reflejar la personalidad y los gustos de sus habitantes, pero eso no quiere decir que haya que abarrotar de cosas cualquier espacio.

Este estilo decorativo se caracteriza por reducir todo lo posible los elementos decorativos. Unas plantas en macetas sencillas, o una pieza de arte cuidadosamente seleccionada se prefieren a las estanterías abarrotadas de libros, fotos, recuerdos de viajes, etc.

Cómo decorar tu casa al estilo minimalista

Si quieres convertir tu hogar en un espacio funcional y depurado, hay una serie de pasos que te permitirán conseguirlo.

Todo al blanco

Dile adiós al color en las paredes y al papel pintado. Unas paredes blancas potencian la luminosidad de tu casa y transmiten sensación de limpieza.

Las puedes combinar con otros tonos también neutros. Por ejemplo, resaltando una pared en gris claro, o incluso con colores pastel en tonos muy suaves, pero sin abusar.

Muebles sencillos

Olvídate de los muebles de colores llamativos y con una estética impactante. La decoración minimalista prefiere usar solo el mobiliario necesario, y siempre de líneas rectas y formas sencillas. Si pueden ser muebles multifuncionales, mucho mejor. Por ejemplo, una mesita de café que tenga algo de espacio de almacenamiento, o un par de estanterías.

Solo lo esencial

Sé especialmente comedido con los elementos decorativos. Debería haber pocos, ser sencillos, y estar estratégicamente colocados en los diferentes espacios.

No es necesario que la casa transmita la sensación de estar “vacía”, porque lo que buscamos es que los pocos elementos decorativos que haya tengan suficiente fuerza como para llenar el espacio por sí mismos.

 

Una decoración minimalista puede ser cálida y convertir una casa en un auténtico hogar. Si necesitas ayuda para hacer cambios en casa y adaptarla a tus gustos y necesidades, nuestro equipo estará encantado de brindártela.